Correa, el futuro es tuyo, por G. Alcolea

Publicado: 30/12/2011 en Artículos, Colaboradores

Para gloria de tu apellido y estirpe, ni siquiera le han dado tu castellano nombre a la trama de corrupción que tantos millones te ha supuesto. Tu abolengo lo han vulgarizado, si es que cabe más, con un vocablo teutón : Gürtel. ¡Joder, Paco, con lo patriota que tú eres y te la juegan de semejante manera!.Desde aquí quiero enviarte todo el ánimo posible ya que tienes ante ti un brillante porvenir. No te aflijas en demasía porque renieguen ahora de ti esos hipócritas de misa diaria que hace apenas unos años corrían tras de ti para ofrecerte trabajo y reconfortantes negocietes a destajo, a cambio de míseros regalitos o generosas prebendas, eso sí, siempre en el negro color del dinero mafioso, qué no están las cosas como para ir fanfarroneando de posibles y dispendios.

Hombre, lo que pasa es que con tanta abundancia del género idiota como hay en esa formación política donde tantos amigos del alma tienes, siempre queda un manso por ahí que te amarga el día y te mete el susto en el cuerpo otra vez. Ya sabes cosas de niños pijos de colegio de pago que nunca conocieron el amargo sabor del curro diario.

Anímate porque lo que te espera es Jauja. Llegarás de nuevo tan alto que, quizá, el mismo Aznarín –ese cateto bajito del bigotito y con alzas- te vuelva a invitar como testigo de honor  y alto copete a la próxima boda de otro de sus vástagos, como ya pasó en El Escorial, donde brillaste con todo el esplendor que te caracteriza y, en compañía de tu buen  secretario, Alvaro El Bigotes, fuisteis el punto de atención de todos los fachosos que os admiraban con insana envidia.

Mira a tu alrededor –no, ahora en la cárcel no, cuando salgas de ella libre como el buen pájaro que eres-en todos los ambientes donde tantas comisiones has repartido de forma generosa y verás como todos los sujetos de tu calaña han encontrado acomodo y pingües beneficios del trato y relaciones que mantuvieron con tus empresas. Son tantos que no cabrían aquí sus nombres, pero, aunque la justicia tenga la venda sobre sus ojos y no quiera mezclarlos contigo, tú sí que los conoces bien y en que despachos sabrás encontrarlos cuando abandones tan injusta e inmerecida prisión. Más o menos todos siguen en sus puestos, salvo alguno que se ha pasado de listo porque es tan tonto que no tiene solución y no ha sabido recular a tiempo. Algún otro también es posible que ya no esté, porque teniendo la sartén real por el mango, no ha sabido medir la avaricia y ésta puede que le rompa el enorme saco que ya llevaba bien repleto. Autonomías, diputaciones, alcaldías, altos funcionarios, judicatura, ministerios, entidades financieras, gestores de fondos, funcionarios, ONG, eclesiásticos, etc.etc. Todos, todos, siguen ahí.

Te están esperando, Paco. Va a ser –nuevamente- tu gran oportunidad. Las editoriales –el grupo Planeta, el de J.M.Lara a la cabeza- te harán escribir un libro tras otro. Las televisiones –ahora ya con las públicas en el talego de los amiguetes- y las emisoras de radio –con la COPE al frente- te nombrarán tertuliano de honor. ¡Ah!, ya te veo en Intereconomía, junto al inefable Mario Conde, explicando a los sesudos españoles cómo hacerse millonario en menos que canta un gallo. Por cierto creo que os acompañarán también dos cerebros de peso del resurgir de nuestra economía: Diaz Ferrán y Ruiz Mateos. Ya veo a Pedro J. Ramirez, representando a la prensa nacional, reclamando tus alegatos y tus brillantes historias para hilar una nueva conspiración sobre cómo crear empleo y empresas. Las fundaciones, exaltadas en tu honor por FAES, se rifarán tus atributos financieros de gente bien.

¡Ay, Paco, te vas a forrar, majo!. Hombre, y si todo esto no funcionara, no te apures…Ahora, con tu amigo Rajoy en el poder no te faltara un alto cargo gubernamental o, quizás, uno de alto asesoramiento cerca de nuestro monarca, que tan necesitado está de ello. Nada, chico, que esto ¡está chupao!.

Ah, un consejo: sé prudente y no vuelvas al tajo…Vamos, que no vuelvas a cometer fallos tan gordos y que seas cauto y comedido. Y no hables por el móvil.

Más que nada, porque ahora le toca a otro…chupar del bote.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s