19-J: El Pueblo se echa a la calle

Publicado: 30/06/2011 en Artículos, Opinión

Ayer, domingo 19 de junio, estaban convocadas por el Movimiento 15-M manifestaciones en más de cincuenta ciudades de España, y no pocos pueblos, contra el Pacto del Euro, la situación de asfixia social y económica, consecuencia de una crisis que las políticas de los gobiernos han cargado sobre las espaldas de las clases populares, y la falta de democracia que se vive en nuestro país, cuyas causas últimas entroncan en unas políticas neoliberales que se llevan imponiendo durante lustros y una “Transición” que supuso la continuación del franquismo.

Han sido centenares de miles de personas las que se han echado a la calle. En Madrid, convocadas por la “Coordinadora de Barrios y Pueblos en Lucha” a la que se unieron “Juventud Sin Futuro”, “Democracia Real Ya” y el “Movimiento 15-M”, y apoyada por CCOO, 6 columnas que han partido de distintos puntos de la ciudad han congregado en la Plaza de Neptuno a cerca de 300.000 personas. En Barcelona, cuando la cabecera de la manifestación llegaba a su destino todavía había varios miles de personas en Plaza de Catalunya para iniciarla; en total, más de 250.000. En Valencia fueron unas 80.000 personas y en Sevilla varias decenas de miles. En otras ciudades el seguimiento también ha sido masivo: más de 20.000 personas en Zaragoza; más de 10.000 personas en Santiago y Vigo;…

Como decían los propios organizadores, lo que ha ocurrido el 19-J va más allá del 15-M. Y esto es así tanto en el aspecto cuantitativo, por el número de participantes, como en el cualitativo, por el contenido de las consignas y la participación de todos los  sectores populares.

Por un lado, a un movimiento que era, en su mayor, parte de jóvenes, se han sumado familias enteras, gentes de todas las edades y nuevos sectores sociales: obreros, empleados públicos, pensionistas, amas de casa,… Es el pueblo el que se ha echado a la calle. Por el otro, y entrelazado con lo anterior, si bien en un primer momento el Movimiento 15-M tenía reivindicaciones parciales y de corto alcance, ahora se han escuchado otras más globales y con un carácter más de clase que apuestan por la defensa y recuperación de los derechos laborales y sociales; contra los recortes sociales; contra la reforma de las pensiones y el aumento de la edad de jubilación; por la unidad de los trabajadores; por la defensa de los servicios públicos y contra las privatizaciones; por una fiscalidad justa, progresiva; contra la corrupción; por una democracia real. ¡Todo un programa! Así, se oyeron corear, entre otras, consignas como éstas: “Esta crisis no la pagamos”, “Manos arriba, esto es un contrato”, “El dinero del Borbón para educación”, “En los paraísos fiscales hay mucho dinero para hospitales” “Española o extranjera, la misma clase obrera”, “Viva la lucha de la clase obrera”, “No hay pan para tanto chorizo”, “Lo llaman democracia y no lo es”, “Huelga general”,…

Entre las acciones futuras anunciadas por el Movimiento 15-M están nuevas movilizaciones para el 15 de octubre y la convocatoria de una Huelga General. Una de las cosas que el 15-M y, sobre todo, el 19-J han hecho ha sido el echar por tierra el principal argumento de la dirección de los sindicatos mayoritarios para la firma de la reforma de las pensiones: “falta de respuesta a la movilización”, demostrando que dicha firma fue un craso error y cobarde la actitud de los firmantes. Los órganos de dirección de CCOO y UGT deberían escuchar este clamor popular y sumarse a la convocatoria de HG si es que de verdad quieren defender a los trabajadores, velar por sus intereses y mantener la dignidad.

El imperialismo: la Unión Europea, los gobiernos y las fuerzas políticas burguesas de la Europa capitalista, se niegan a oír el clamor popular. Por todas partes crece y se desarrolla el rechazo a las políticas del imperialismo; por todas partes crece y se desarrolla el clamor de unidad contra las políticas y los políticos que imponen planes de miseria a los pueblos y rinden pleitesía a un puñado de miserables empeñados en seguir enriqueciéndose a costa de la mayoría.

El futuro que quiere negarnos el  capitalismo, debe construirlo los trabajadores y los pueblos, que han tomado, una vez más, la palabra. Se trata de transformar estas reivindicaciones en acción política.

Este otoño, debe ser un otoño de lucha por la dignidad, por el progreso, contra la tiranía de los mercados y sus servidores, los adoradores del becerro de oro. Unir el torrente de lucha y esperanza desbordado este 19 de junio, con el  movimiento obrero organizado; extender la oleada de indignación, dirigiéndola contra los que convierten sus sueños de grandeza en nuestras pesadillas, es una obligación de todos.

Ese es el camino: la unidad del Movimiento 15-M, el movimiento obrero y sindical, estudiantil y de las fuerzas progresistas y de izquierda en torno a un programa de verdadero cambio. ¡Adelante!

20 de junio de 2011

PCE (m-l)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s