Sobre las elecciones del 22 de mayo (comunicado del PCE(m-l))

Publicado: 27/05/2011 en Comunicados

El resultado de las elecciones municipales y legislativas no admite lecturas paliativas: es una victoria contundente de la derecha más brutal. Y no solo por el avance arrollador del PP, sino, también, por la entrada en liza de fuerzas como UPyD. Tampoco las llamadas de los sectores “autónomos” a la abstención han cosechado resultados: la participación ha subido más de dos puntos.

Sí, es verdad que IU ha aumentado apenas un punto el voto en cómputo nacional, aunque haya perdido un símbolo tan importante como Córdoba; pero tan magro progreso prueba que de ninguna manera ha logrado aglutinar, a pesar del miedo razonable a la derecha y del tirón de la inercia del voto útil, el descontento de la izquierda.

No caben paños calientes; España gira a la derecha, rotundamente. La frustración, el desengaño, la rabia y, sobre todo, la falta de referencia de izquierda, han terminado reforzando el caciquismo en su versión más vergonzante. Ha vencido el voto de la inercia, el voto de castigo en su versión más primitiva y visceral.

Una única excepción general: BILDU. La coalición ha arrasado en el País Vasco. Allí sí existía esta referencia coherente y unitaria de la izquierda que ha galvanizado el voto popular frente a la oleada general de la derecha. Y vaya si lo ha logrado: la primera fuerza en número de concejales; una victoria esperanzadora. Se puede compartir o no su apuesta obsesiva por el soberanismo, su aislamiento de una corriente general, sin la que van a tener muy difícil avanzar en su camino por el reconocimiento de los derechos nacionales del pueblo vasco. pero son la prueba de que, donde existe una referencia general, la izquierda no sólo no pierde, sino que se impone a la sin razón antidemocrática de la derecha, llámese PP o PSOE (recordemos que ambos gobiernan en alianza en el País Vasco) y sus leyes de excepción.

Nuestro Partido, sus militantes, han participado activamente en la batalla, impulsando en varios lugares candidaturas republicanas y populares. La lucha ha sido muy dura y se ha dado en condiciones muy difíciles, con una más que previsible tendencia hacia la derecha en el electorado, reforzada por las ganas de castigar al social-liberalismo, el miedo a un futuro que se intuye muy duro y la inercia, lo que ha llevado a muchos ciudadanos a apoyar las alternativas conocidas. Hemos tenido que pelear contra todo tipo de zancadillas y contra un silencio planificado de los medios de manipulación de masas.

Pero, como insistimos en nuestro Congreso, nuestro Partido está para hacer política, activamente, comprometido a fondo con la lucha de las masas, con el refuerzo de sus organizaciones de base, orientando sus luchas, etc. En las condiciones en que se libraba esta batalla, era muy difícil conseguir resultados concretos, pero en Elche, Aljaraque, San Roque, etc., los comunistas del PCE (m-l), junto a los compañeros de las plataformas populares republicanas, han hecho un trabajo que, estamos seguros de ello, dará sus frutos en próximas batallas. De hecho, ya los ha dado, porque nuestras organizaciones han reforzado su ligazón con las masas y su presencia, lo que se ha traducido en un incremento general y esperanzador del voto que ha sentado las bases para resultados futuros más fructíferos.

En Arévalo, los compañeros del Movimiento de Unidad del Pueblo-Republicanos, peleando en las peores condiciones, han sido todo un ejemplo de lucidez y entrega. El resultado ilustra perfectamente el panorama de la izquierda española: el MUP-R se ha quedado a 6 votos de una concejalía, que no han podido alcanzar por la labor irresponsable, cerril y miserable de la dirección de IU en Ávila, que impuso a sus militantes la presentación de una candidatura, rechazando la coalición que les ofrecían los compañeros del MUP-R. El magro resultado de IU (el 2%, frente al 6% del MUP-R) ha evitado que hubiera al menos un concejal de izquierda y republicano y ha reforzado de paso la abrumadora mayoría del PP que, junto con los filofascistas de UPyD, suman el 70% del Ayuntamiento.

Con todo, nos felicitamos por el resultado que ha obtenido la Agrupación Republicana de Coslada (ARCO), que ha logrado un concejal, en esta ciudad del cinturón industrial de Madrid. Puede parecer escaso, pero la batalla que se ha librado en Coslada resume muchas de las enseñanzas de estas elecciones: a las puertas del Corredor del Henares de Madrid, zona proletaria y tradicionalmente de izquierda, donde la miopía y el entreguismo de los dirigentes madrileños de IU han terminado llevando el voto de izquierdas a su nivel más bajo; en medio de una lucha durísima contra la oleada derechista y la inercia del voto a la “izquierda” de Ángel Pérez, se ha ganado el primer concejal de una candidatura republicana, con un programa común y coordinado con otras fuerzas populares, impulsado por la Plataforma de Ciudadanos por la República con el objetivo de unificar fuerzas para el objetivo común de hacer progresar la idea de un frente común por la República Popular y Federativa. Todo un soplo de esperanza en la tempestad derechista que ha arrasado España de punta a punta.

ARCO, en Coslada, ha demostrado que es posible, con un programa coherente y un trabajo constante entre los ciudadanos, no solo obtener el voto popular, sino evitar la avalancha derechista, pues el PP de la localidad, que contaba con obtener la mayoría absoluta, ha terminado perdiendo un concejal.

A partir de ahora no cabe esperar más que un recrudecimiento de la presión de la derecha. Nada se puede descartar; tampoco un adelanto electoral, pues la derecha caciquil es más fuerte, no tanto porque haya derrotado al PSOE, pues esto es algo más que previsto y merecido, tras la brutal política de la dirección social-liberal, cuanto por la patente debilidad de la izquierda.

La historia no va a dar tregua. Los militantes honrados de IU (la mayoría) pueden seguir con su inercia, haciendo el trabajo a los indeseables que copan la dirección de la coalición y a sus juegos de camarilla; pueden ignorar todos los signos que se acumulan de un brusco estallido social, del que el movimiento 15 de mayo no es más que una pequeña e impotente muestra; o pueden forzar el paso para la confluencia de la izquierda en una potente marea republicana y popular.

Las redes que fomentan la dispersión; los desfogues espontáneos, o no, pero sin alternativa; las maquinaciones y los ensayos sin ligazón con las masas, únicamente van a provocar más frustración.

Tras los adoquines no está la arena de la playa, ni es realista pedir lo imposible. La tarea para el inmediato futuro está clara para el que no se niegue a ver: reforzar la unidad, con generosidad de miras, pero también con claridad de ideas. Lo hemos dichos muchas otras veces, el ejemplo a seguir nos lo enseña nuestra historia: de la derrota sin paliativos, como en el 34, se pueden extraer las enseñanzas que sienten las bases de una futura victoria que únicamente se va a dar si somos capaces de construir una alternativa de todos, que siembre esperanzas cabales, no sueños de burgueses ociosos.

El enemigo va a aplicar con mayor libertad su programa de aniquilamiento de las conquistas del proletariado. Pero la lucha de clases es la mejor maestra si se rompen las ataduras y se dejan atrás los miedos.

Tras esta derrota queda más clara la consigna: frente al bloque de la oligarquía y la derecha, levantemos un bloque popular, republicano.

Secretariado del CC del PCE (m-l)

23 de mayo de 2011

Fuente: Partido Comunista de España (marxista-leninista)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s