Es evidente que cada día que pasa, surgen más colectivos republicanos por toda la geografía a nivel estatal.

Se suceden los debates en los ateneos republicanos, colectivos juveniles y organizaciones populares, con el fin de ir intercambiando experiencias y aunando fuerzas que contribuyan a extender y homogeneizar el republicanismo por toda España.

Para la primavera de 2011, se han de celebrar elecciones municipales y autonómicas en Madrid, y no sería baladí que se abriera un debate sin límites y lo más amplio posible en torno a la necesidad (o no) de presentar candidaturas nítidamente republicanas en todos los municipios donde exista una posibilidad por ínfima que ésta sea, y a la Comunidad de Madrid.

Habría que partir de un programa de mínimos, de forma que fuera asumible por el mayor número de colectivos y entidades organizadas.

En ese programa de mínimos obviamente iría todo aquello que lleva implícito el hecho republicano: elección directa de todos los cargos públicos, desde el jefe del estado hasta el más humilde concejal; la laicidad del estado con una separación rotunda de la iglesia, es decir, un estado aconfesional libre de toda atadura con las religiones, y que no reciban ni un céntimo de las instituciones públicas; una verdadera separación de poderes que permita que la justicia pueda actuar con independencia sobre la base de leyes al servicio del pueblo; un estado federal que permita a los pueblos autodeterminarse como se recoge en el pacto internacional de Derechos Económicos Sociales y Culturales de Naciones Unidas en su resolución 2200A de 16 de diciembre de 1966, y al que España se adhirió a instancias del Ministro de Asuntos Exteriores D. Marcelino Oreja, y que fue votado por mayoría absoluta por el Congreso de los Diputados en 1977; una revisión en profundidad de la Ley electoral, donde se aplique la proporcionalidad; aplicación efectiva de los Derechos Humanos, etc., etc. En fin, dotar a la República de una serie de valores que deben de enmarcarse dentro de las coordenadas de la libertad, igualdad y fraternidad.

¿SERÍA TAN DIFÍCIL LLEGAR A UN ACUERDO DE MÍNIMOS ENTRE LAS FUERZAS EXTRAPARLAMENTARIAS DE IZQUIERDAS PARA FORMAR CANDIDATURAS REPUBLICANAS?

Desde la Plataforma de Ciudadanos por la República (PCR) venimos insistiendo en esa necesidad desde hace tiempo, y de hecho, en las pasadas elecciones de 2007, presentamos una candidatura en Coslada –Agrupación Republicana de Coslada (ARCO) – y que cosechó 1173 (3%) votos – cifra nada despreciable si tenemos en cuenta la premura y los medios económicos con los que contábamos. Otro tanto podríamos decir de Arévalo (Ávila) donde también se presentó otra candidatura (Movimiento por la Unidad del Pueblo-Republicano) y también obtuvieron resultados parecidos: 233 votos (5%).

En aquella ocasión tuvimos algún contacto con otras fuerzas y se nos argumentó que lo único que íbamos a conseguir era que al no obtener representación, la gente se desilusionaría y se marcharía a su casa, con lo cual, se perderían esos núcleos republicanos organizados. Pues, hete aquí que sucedió todo lo contrario: que estas organizaciones crecieron, que hoy tienen su local donde reunirse, editan su revista en la que colaboran compañeros/as no adscritos/as, pero que simpatizan con la causa republicana, que combaten en la calle y en su órgano de expresión el clientelismo político, la corrupción y el caciquismo, que organizan debates y charlas-coloquios en los centros culturales sobre política internacional, sobre la memoria histórica, sobre política nacional, local, sobre el movimiento obrero; se organizan actos culturales (el último ha sido un homenaje a Miguel Hernández con motivo del centenario de su nacimiento), etc., etc. Además, con esta práctica permanente de estar en la calle debatiendo sobre la problemática de la ciudadanía surge algo muy significativo: ver cómo la falsa izquierda – PSOE e IU – se queda con el culo al aire ante el sector más responsable, dinámico y ético de las ciudadanas y ciudadanos, que ven cómo cada día es más necesario crear organizaciones nuevas capaces de regenerar la vida política.

¿NO SE PODRÍA TRASLADAR LA EXPERIENCIA QUE TERMINAMOS DE VER A OTROS LUGARES?

Evidentemente la respuesta es que sí: se puede y se debe. Desde la Plataforma de Ciudadanos por la República vamos a seguir por el camino trazado y nos gustaría compartirlo con otras fuerzas de izquierda. Sabemos que no es nada fácil, pero debemos de esforzarnos todos para llegar a acuerdos en torno a un programa que nos permita avanzar hacia la III República. Porque no debemos quedarnos en hacer comidas de fraternidad, una manifestación cada 14 de abril, o tener una tricolor en nuestro cuarto de estar. Todo esto puede ser necesario pero no suficiente. Hay que bajarse al ruedo político y disputar el espacio a los partidos burgueses, diciéndoles a las masas cuál es el camino a recorrer con objetivos claros y contundentes, sin renunciar a nuestros principios, pero metiéndonos en su piel, viviendo y compartiendo sus problemas, aportando soluciones que estén dispuestas/os a asumir las/os implicadas/os.

Hay que decirle a la gente que limitarse a votar cada cuatro años y después quedarse en su casa a verlas venir, es dar un cheque en blanco a los que solo utilizan la política para su medro personal.

Desde la PCR, consideramos vital organizar consejos de barrios o alcaldes pedáneos (según los casos) que conduzcan a crear un gran tejido social crítico y activo que permita el ejercicio de la democracia directa y la corresponsabilidad en la gestión. Si los republicanos queremos dignificar la política, hemos de ser los primeros en dar ejemplo de honradez, honestidad, coherencia entre lo que decimos y lo que hacemos, y ejemplaridad. Pero para llevar a cabo estas formas de hacer política no basta con denunciar las prácticas groseras y oportunistas de los que hoy detentan el poder. Hay que contender, hay que implicarse sin brindis al sol, bajando a lo concreto, a lo cotidiano, a las propuestas concretas; tenemos que pasar de las propuestas puntuales al compromiso permanente y organizado; convencer a las masas trabajando con ellas para crear mayorías transformadoras hacia nuestros principios que no son otros que el socialismo. Hemos de saber sincronizar las aspiraciones de la ciudadanía con los principios irrenunciables que nos liberen.

Todo esto es muy difícil, complicado y trabajoso para llevarlo a la práctica, pero creo que para transformar hay que crear mayorías, y para crear mayorías tenemos que saber interpretar las aspiraciones de la sociedad, trabajar duro para darles solución, y ser un ejemplo de decencia.

Seguro que habrá otras fórmulas para llegar antes y de forma definitiva – así lo demostraron Lenin y Mao – pero también necesitaron crear mayorías.

Todos estamos de acuerdo en que la política está hecha un asquito, que la corrupción está minando peligrosamente la democracia, que la gente cada vez ve más a los políticos como un problema y no como una solución, que el paro en nuestro país es una pandemia, que la monarquía es un anacronismo y un insulto al sentido común, que la transición fue un escarnio y que la República es una necesidad ética. Una pregunta de andar por casa: ¿Vamos a ser capaces los republicanos de ponernos de acuerdo para formar una candidatura republicana capaz de dar una alternativa a tanto despropósito político por parte del PSOE, IU, UPyD y a la LIDERESA (PP)? Ó ¿Vamos a seguir cada uno por nuestra parte haciendo la revolución de la nada? Dar respuesta positiva a la primera pregunta es complicado, porque exige trabajo, compromiso y poner dinero; seguir el camino de la segunda, es mucho más fácil y cómodo (aunque estéril), y además, de paso, nos permite seguir acusando a los partidos de burgueses y fascistas.

O lo que es lo mismo: optar por una república liberadora, o por la república de Bush y Berlusconi.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s