¡Qué cinismo el de Rajoy y demás aznáridos con el «caso Sistel»! Fueron ellos, con Rajoy de ministro, los que compraron el aparatito, y lo utilizaron. Ahora claman enfurecidos que ese método de escucha es ilegal, anticonstitucional. Farsantes y fariseos, si protestan es porque unos cuantos-muchos de ellos han sido atrapados. No son ellos los que van a dar lecciones, aunque lo pretenden de honestidad política (y muchos tampoco de la otra). A eso, vulgo dixit, se llama tener un morro que se lo pisan.

Dado que los iniciadores de esas prácticas ilegales fueron ellos, lo justo sería que se autodenunciasen y dimitieran de sus cargos  Pero en este país bipartidista, no dimite ni Dios que por aguantar aguanta nada menos que a Rouco, que ya es aguantar.

Además, ilegal, anticonstitucional o no, los datos obtenidos por la policía ponen de manifiesto una corrupción generalizada, en esos medios. Ahora con los pepistas pillados in fraganti, pero también antes, (que no caigan en la desmemoria tipos como Barrionuevo, Vera, Goñi  y otros angelitos tipo Roldán). A estas alturas y con lo que está cayendo como diría un colega, por más que mientan, nieguen, griten y amenacen, se han volatilizado millones de euros, existen los chanchullos de todo tipo en gobiernos autonómicos, alcaldías, etc., se conocen los beneficiados con coches de lujos (con los que se estrellan), terrenos recalificados, construcciones ilegales, trajecitos, bolsos, etc., etc. y hasta se han captado tiernas conversaciones que nos recuerdan la escena del sofá de D.Juan Tenorio…

Hasta que los jueces, juzguen, estos camanduleros son «presuntos». ¿Se sabrá hasta dónde llega la corrupción? Hombre alguien, un ya famoso alcalde andaluz, ha declarado públicamente que el mayor corrupto del país es Juan Carlos de Borbón y Borbón Pues ya veremos, claro que si hay jueces como De la Rua que miran para otro lado para no perjudicar a su entrañable amigo Camps…

«No es en el Parlamento donde debe buscarse el remedio de nuestros males y la supresión de la actual farsa política. El lugar adecuado son las calles de las grandes ciudades, donde se han resuelto siempre los problemas políticos de un modo radical y se ha acelerado el progreso por el único procedimiento lógico. El revolucionario

Tenía razón Blasco Ibáñez (no confundir con el Blasco que vía FRAP-PSOE-PP, es paradigma de trepador). Y será la calle, las masas populares conscientes y decididas quienes derribarán a la monarquía para restaurar la única forma de Gobierno no impuesta, sino  elegida en su día, un 14 de abril, la republicana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s