El republicanismo, hoy y ayer, es luchar por la III República, por P. Recife

Publicado: 12/12/2009 en Artículos, Colaboradores
Etiquetas:, , , , , , , , , , , ,

Vivimos momentos en que vemos proliferar decenas, cientos de organizaciones locales, de barrio o pueblo por todo el estado sin excepción, con formas de agrupaciones, ateneos o asociaciones que dicen ser republicanas y desear la república. Y lo son y lo desean. Y es una buena noticia para quienes siempre hemos estado ininterrumpidamente, contra viento y marea, contra derechas de toda la vida e izquierdas dóciles y sometidas, en primera línea en su defensa y consecución.

Todas ellas, casi sin excepción, hablan de unidad republicana. Casi todas ellas también, dicen luchar por la Tercera República. Sin embargo y pese a lo que vemos superficialmente, esto no es así. En la mayoría de los casos, estas organizaciones, agrupaciones y ateneos trabajan solos, casi ignorando a sus vecinos que dicen defender lo mismo y la mayoría de las veces la “unidad” no pasa de firmar conjuntamente un manifiesto sin más consecuencias. Por otra parte, el nacimiento de cada vez mas organizaciones, agrupaciones y ateneos republicanos, significa y demuestra que desde abajo se ve la necesidad de un cambio radical de la forma de estado, un cambio radical de hacer las cosas, un cambio radical de las relaciones sociales. Desde abajo.

Hablar hoy día de unidad republicana es hacer que esas organizaciones, agrupaciones y ateneos aúnen esfuerzos en la lucha  por la consecución de la Tercera República, sea divulgando el pensamiento republicano, sea creando debates, tertulias o conferencias o sea manifestando abiertamente en la calle que somos republicanos. Todas las formas son válidas y necesarias, pero tiene que ser arrimando el hombro unos con otros, con el apoyo de unos a otros, sin sectarismos ni protagonismos. Y así creceremos y crecerá nuestra influencia republicana. No basta con firmar un manifiesto, debemos atraer a los ciudadanos a nuestros principios republicanos, demostrarles que hay otra forma de hacer política que nada tiene que ver con la que muestran desde el congreso y el senado, la comunidad autónoma y el municipio (y los partidos institucionales que en esos sitios están,  se llamen estos PSOE, PP o cualquier otra sigla que haga el juego a la monarquía impuesta por el franquismo o que colaboró sin sonrojo en la llamada “transición”, que ha pasado de ser modélica a saberse abiertamente que fue un esperpento).

La unidad republicana hay que entenderla como unidad de acción. Acción para divulgar nuestro pensamiento pero también para estar con los ciudadanos buscando soluciones a la sanidad pública o a la educación, estar con las luchas de los parados y con los obreros que ven cómo pierden cada vez mas sus derechos, apoyar  a los inmigrantes en sus derechos y las luchas que por los mismos también tienen en sus países de origen, apoyar a las mujeres y jóvenes en sus justas reivindicaciones, por poner algunos ejemplos[1].

La unidad republicana hoy día no es que discutamos que tipo de República se busca, si no conseguirla. Pero esto no quiere decir que la unidad sea con cualquiera,  ni de cualquier modo, ni tampoco que valga  cualquier tipo de República. Algunos, inocentemente o intencionadamente, abogan por una unidad a toda costa. A toda costa sí, pero con principios también. Una gran mayoría de las asociaciones, ateneos y agrupaciones que se han creado se declaran abiertamente de izquierdas, persiguiendo políticas progresistas y populares, pero también hay quienes se dicen republicanos y defienden una república nacional-sindicalista. Obviamente, esto hace que la unidad sea con esas fuerzas progresistas y no con los neofascistas disfrazados de corderos republicanos que, en cuanto muestran la pata bajo el dizfraz, vemos su verdadera faz de matones y defensores de los privilegios de unos pocos. Pero también tenemos a republicanos de izquierda, de última hora, que en el pasado apaleaban a quienes defendíamos la bandera republicana en las manifestaciones y hoy quieren aparecer como adalid del republicanismo más puro.

Por todo ello debemos unirnos sin descuidar qué defendemos y frente a quién: la monarquía, el capitalismo, el fascismo, el imperialismo. Y eso hoy, como ayer, solo se conseguirá con nuestra unidad por la República Popular y Federal.

Empecemos desde abajo. Empecemos por conseguir nuestros ayuntamientos en el 2011[2]. Esa es la gran tarea que tenemos.

———————-

1 Un ejemplo práctico de lo que decimos ha sido la manifestación contra la corrupción realizada el pasado día 29 de noviembre en Coslada, a la que convocaron y apoyaron Agrupación Republicana de Coslada, Agrupación de Republicanos de la Zona Sur (Móstoles), Ateneo Republicano de Villaverde, Ateneo Republicano de Carabanchel y la Plataforma de Ciudadanos por la República de Madrid.
2 Muchas organizaciones y ciudadanos ya están debatiendo los documentos “Llamamiento de la Plataforma de Ciudadanos por la República a la participación unitaria en las elecciones municipales del 2011” y “Elecciones municipales 2011: MARCO PROGRAMÁTICO MUNICIPAL (Propuesta para el debate)” que pueden encontrarse en nuestra web (lateral derecho)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s