Sabido es que los magnates (lo fácil sería escribir mangantes), se preparan cuidadosamente sus  jubilaciones, retiradas, despidos, etc. con contratos blindados y otras triquiñuelas. Así que lo del señor ese del BBVA de apellido a lo trabalenguas, no es nada nuevo, sino más de lo mismo en esos  sectores, particularmente el bancario. Lo que llama la atención es el desparpajo, la caradura, el cinismo, la desvergüenza, impudicia, en fin, con que actúan. Tan seguros están de su impunidad que no guardan la mínima discreción.

Los cincuenta y tantos millones (de euros, no de pesetas) que se lleva ese individuo, más los tres millones de por vida como pensión, es un insulto intolerable. No es un caso aislado: toda esa carroña practican la misma «filosofía».

Ladrones de guante blanco, truhanes de alto vuelo, sólo algunos se pillan los dedos, como fue el caso de dos elementos harto conocidos, por supuesto, íntimos (en sus días brillantes) de Juan Carlos.

Por cierto, ¿cuándo se va a decir con qué medios o actividades, el Borbón se ha convertido en una de las mayores fortunas del mundo?

* * *
Impunidad unida a la desvergüenza. De eso están sobrados los amigos del Bigotes, Correa y demás. El apodado curita se aferra a su sillón y hace piña con sus compinches, todos ellos molt honorables; como la lideresa que niega que hubiera financiación ilegal en su partido. Luego llega el informe sobre la «gürtel» y resulta que por estos pagos madrileños huele a chamusquina.

Vamos, que la paella y el chotis hacen buenas migas… ¿Chamusquina? Shakespeare diría aquello de «Algo huele a podrido en el reino…».

Aquí no es algo, sino mucho, muchísimo.

* * *
«Un pueblo que mata a sus hijos es un pueblo sin futuro» Así de lapidaria es la frasecita empleada por el jesuita Martínez Camino, obispo y mano derecha del terrorífico Rouco Varela. Están cabreados por la ley del aborto, aún por aprobar y amenazan con las siete plagas.

Tiene gracia que sean los mismos que paseaban a, Franco bajo palio y durante cerca de cuarenta años rindieron pleitesía a ese monstruo que, él sí, asesinó a miles y miles de hijos del pueblo.

Curiosa la vara de medir que utilizan estos santurrones cuervos. Se comprende pues ellos, al igual que Mayor Oreja, vivieron plácidamente con el dictador. Vale la pena recordar a Lenin: «…todas las religiones e iglesias modernas, todas y cada una de las organizaciones religiosas, son órganos de la reacción burguesa llamados a defender la explotación y a embrutecer a la clase obrera…»

* * *
¡Uf! De buena nos hemos librado gracias a Brasil que se lleva las olimpiadas. Ya verán, ya, lo que es robar a manos llenas, aunque el pueblo brasileño está harto al corriente de lo que son los especuladores. Simpática la foto en la que Lula sonriente, da un cachete, suponemos que cariñoso, al Borbón en presencia del estrellado alcalde de Madrid, Ruiz Gallardón. El diálogo pudo ser:
Lula: -No os coméis ni una rosca.
El Borbón:- ¡¿Por qué no te callas?!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s