27 de septiembre de 2009. Acto en el Cementerio Civil de Madrid

Reproducimos las intervenciones que se dieron en el Homenaje a los últimos fusilados por el franquismo al que se sumaron diversas organizaciones, entre ellas la nuestra, y personalidades politicas, del mundo de la cultura, enseñanza y otros compañeros.

Intervención de Lola, Secretaria Política del PCE (m-l) de Madrid, pronunciadas ante la tumba de Ramón García Sanz

Intervención de Carlos Hermida, miembro de la dirección de la Plataforma de Ciudadanos por la República

Intervención de Lola, Secretaria Política del PCE (m-l) de Madrid, pronunciadas ante la tumba de Ramón García Sanz

Fueron fusilados, de uno en uno, con veinte minutos de intervalo, por pelotones de guardias civiles y de «grises» voluntarios para asesinar. Baena, Sánchez Bravo, García Sanz, miraron de frente a sus verdugos. Ni las torturas, ni los juicios farsa, ni el aislamiento a que se vieron sometidos, pudo doblegar su firmeza de comunistas, de luchadores del pueblo. Sólo las balas hicieron que sus cuerpos se derrumbaran. Físicamente murieron. Su recuerdo, su ejemplo permanece y permanecerá siempre en la mente y el ánimo de sus camaradas, que hoy como ayer, nos tragamos las lágrimas y cerramos los puños, pues la lucha continua.

Los objetivos planteados en aquellos momentos no se pudieron alcanzar, como era el de evitar la falacia de una transición de un franquismo con Franco, a un remedo de democracia con el heredero de Franco, Juan Carlos de Borbón y Borbón, renegado de todo lo que se puede renegar incluido de su propio padre, excepto del dictador al que juró fidelidad.

La lucha por la república sigue en pie, avanza, lentamente, pero avanza imparable. Cada vez son más las banderas republicanas que ondean por doquier. Banderas levantadas por jóvenes ,chicas y chicos, que han recogido el testigo de los que les precedieron; gritan contra la impuesta monarquía, por la libertad de los pueblos, por el inalienable derecho a la autodeterminación, como lo hicieron Sánchez Bravo, García Sanz y Baena Alonso, y también, hay que señalarlo, Otaegui y Txiqui, los miembros de ETA.

Sigue al orden del día la lucha por la República Popular y Federativa, por un mundo mejor, en una palabra, por el socialismo. Ahora, cuando la tremenda crisis golpea principalmente a los trabajadores, a las capas más desprotegidas de la población, a las mujeres y los jóvenes, cuando el llamado neoliberalismo ha demostrado su incapacidad para resolver los problemas que asfixian a los hombres y mujeres del mundo, se ve con toda crudeza la naturaleza del capitalismo en su fase superior : millones de euros para los que han provocado la crisis y que a ellos no les afecta pues siguen a cumulando beneficios; mientras los patronos se reparten esos millones de euros, quieren rebajar los sueldos de los obreros, instalar el despido libre, la flexibilidad laboral, privatizar lo poco que queda de público, mientras los ediles, alcaldes, y otros «servidores del pueblo», entre los que se encuentran muchos, pero muchos, de los cabecillas de partidos políticos y miembros de gobiernos autónomos se apandillan con malhechores, tunantes y ladrones, algunos de chistosos apodos, como el Bigotes. Mientras se recortan más y más las pocas libertades conquistadas con la lucha, se dictan leyes claramente reaccionarias, como la ley de partidos, y se hace la vista gorda ante las andanzas de las bandas nazis, futuros paramilitares al estilo de los que existen en algunos países como Colombia, por ejemplo.

El Gobierno hace agua por todas partes, sin una política clara, ni siquiera desde el punto de vista del capitalismo, da bandazos a izquierda y derecha, sobre todo a la derecha. Una vez más, la socialdemocracia abre la puerta al fascismo. Los intereses de clase, están por encima de etiquetas, ellos los reaccionarios de todo pelaje, auque se tiñan el color, siempre acaban uniéndose para frenar y aplastar al movimiento popular y obrero. En eso, tienen las cosas claras, muy claras.

Ante esta situación, nada novedosa, hay que insistir en los llamamientos a la unidad, en empeñarnos por dar pasos, día a día, para aunar fuerzas y esfuerzos. La lucha debe continuar, cierto que hay mucho cansado, también arrepentidos, chaqueteros, desertores, etc., allá ellos, nosotros debemos proseguir nuestro camino, combatiendo tanto el sectarismo excluyente como al liberalismo disgregador del «todo vale».

Y de esta lucha forma parte la recuperación de la memoria histórica, la, reivindicación de nuestros camaradas y compañeros muertos en combate unos, asesinados otros presos o exiliados.Todos ellos, por encima de las ideologías, merecen nuestro respeto. Debemos oponernos con fuerza a las situaciones creadas por el capitalismo, por la burguesía y sus acólitos. Y esto internacionalmente, pues la reacción, pese a sus contradicciones, se une para aplastar los movimientos obreros y revolucionarios. De ahí la necesidad de seguir trabajando por la unidad. La unidad con fines precisos y claros, esa es la principal fuerza que podemos oponer hoy por hoy a los reaccionarios de todas partes. Unidad que debe englobar también a nuestros hermanos de otros países que hoy trabajan y malviven en España. Latinoamericanos, marroquíes, rumanos, polacos, es decir, todos los trabajadores que son explotados por los mismos patronos, son nuestros hermanos de clase. Debemos saber unirnos con ellos para la lucha cotidiana. En esa lucha se van tejiendo los lazos internacionalistas que necesitamos todos.

Clama el poeta:

«…reina en el mundo la injusticia

y el mandamiento único es gritarlo

y arrimar hombro y mano a la tarea

con todos los que intentan transformarlo.

Si el mundo no es el mundo que queremos

No hay otra solución que transformarlo.»

(Carlos Álvarez)

Estamos aquí para denunciar un año más, el asesinato de nuestros camaradas, y también, a los compañeros que en todas partes del mundo, luchan y mueren por alcanzar objetivos comunes.

Sigue vigente, de plena actualidad, la consigna de ¡«Proletarios de todo el mundo, uníos!» Sepamos responder al histórico llamado y levantemos nuestros puños en honor de los héroes que día a día, silenciosamente a veces, continúan la lucha.

¡VIVA LA REVOLUCIÓN!

Madrid, 27 de Septiembre de 2009

———-ooooo———-

Intervención de Carlos Hermida, miembro de la dirección de la Plataforma de Ciudadanos por la República

Camaradas, compañeros, amigos:

Hoy se cumplen treinta y cuatro años de los últimos fusilamientos del franquismo. Cinco jóvenes antifascistas –tres miembros del FRAP y del PCE (m-l) y dos militantes de ETA—fueron asesinados el 27 de septiembre de 1975, tras haber sido detenidos, bárbaramente torturados y juzgados en un consejo de guerra en el que carecieron de cualquier garantía judicial. Fueron los últimos fusilamientos de un régimen genocida que nació asesinando y murió de la misma manera. Con esos fusilamientos, mediante el terror, la dictadura de Franco pretendía frenar la creciente lucha popular contra el régimen. Porque en los primeros años de la década de los setenta del pasado siglo, mucha gente estaba perdiendo el miedo y se enfrentaba abiertamente a la dictadura. Proliferaban las huelgas, las manifestaciones, se incrementaba la lucha armada, y el fascismo pretendió aterrorizar a los trabajadores, a los estudiantes, a los intelectuales, a todos aquellos que se enfrentaban al fascismo.

Pero eses crimen cometido hace treinta y cuatro años sigue impune, porque tenemos una Ley de Memoria Histórica que no declara ilegales los consejos de guerra del franquismo; porque hay cientos de fosas comunes sin exhumar en las que yacen miles de hombres y mujeres asesinados en la retaguardia franquista por el mero hecho de defender la legalidad republicana; porque no se ha condenado de forma tajante el régimen franquista; porque hay decenas de calles y plazas que siguen llevando el nombre de militares golpistas y de pistoleros falangistas; porque no se han exigido responsabilidades a los autores del genocidio republicano; porque en los libros de texto que estudian los jóvenes de este país se denomina terroristas a quienes fueron fusilados ese 27 de septiembre.

Y nosotros aquí, con nuestra presencia, denunciamos esta monstruosa tergiversación histórica y reivindicamos la memoria y la lucha de nuestros camaradas Humberto Baena Alonso, Ramón García Sanz y José Luis Sánchez Bravo, que sacrificaron su vida luchando contra el fascismo, por el socialismo y por la República. Eran revolucionarios, eran comunistas, eran republicanos, y fueron víctimas del terrorismo franquista. Los terroristas eran todos aquellos que defendían el fascismo, los militares, los torturadores de la Brigada Político-Social, los jueces del TOP, por citar sólo a los más activos protagonistas de la represión.

Rendimos homenaje a unos héroes que llegaron en la defensa de sus ideales al máximo sacrificio, a la entrega de su vida. Nosotros tenemos la obligación, y el compromiso de continuar su lucha. Ese es el mejor homenaje que podemos brindarles, a ellos, y a todas las víctimas de la barbarie fascista.

Debemos combatir sin descanso contra esta monarquía, cómplice de la represión franquista, que ampara y protege la corrupción, que sofoca las libertades y los derechos civiles. Tenemos el compromiso moral de trabajar y luchar por la República para recuperar la libertad, la dignidad y la soberanía nacional.

Este es un día triste, pero también es un día de esperanza. El sentimiento republicano crece día a día, las banderas republicanas están en las calles, los ideales por lo que murieron nuestros camaradas han fructificado. Compañeros, amigos, camaradas:

¡¡¡VIVA LA III REPÚBLICA!!!

Reportaje fotográfico del Homenaje a los últimos fusilados del franquismo:

Galería de fotos de la Plataforma de Ciudadanos por la República

Galería de fotos de Foro por la Memoria

Nuestras fotos:

comentarios
  1. […] de la Zona Sur de Madrid [Fotos e intervenciones] 27 de Septiembre de 2009, Homenaje en el Cementerio Civil de MadridLa familia de uno de los últimos fusilados por el franquismo pide anular la sentenciaProhibidos los […]

  2. eduardo dice:

    ¿Quereis leer una buena novela basada en hechos sobre sobre las úlltimas acciones armadas de los últimos grupos del frap detenidos en el 1978?
    Compraros por diez euros el libro “Grupo Armado” del Autor Tomas Pellicer Oliveros o lo pedis atraves de internet en la pagina http://www.frap.es
    El autor relata su experiencia como sobreviviente de los grupos del 75 y posteriormente reorganizador de los grupos que cayeron en noviembre del 78
    Doy fe de que casi todo es verdad y todas las acciones son basadas en hechos reales pues yo fui uno de los componentes de uno de esos grupos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s